¿ePortfolio para todos?

Dejar un comentario
En estos últimos años se ha potenciado el uso de instrumentos de evaluación más ambiciosos que el mero examen, la "calificación de la libreta", o el típico trabajo a entregar. Así, rúbricas, listas de cotejo, o portfolios, eran términos hasta hace poco restringidos a campos específicos, desconocidos para el pueblo llano, pero que ahora están en boca de todos... e incluso de los boletines oficiales.

Actualmente ando liado en un curso sobre uno de ellos, el ePortfolio, un instrumento que me parece muy útil: por su potencial para la evaluación (con un enfoque competencial y de registro de evidencias), para vertebrar el propio proceso de enseñanza-aprendizaje, e incluso para la gestión de la huella y la identidad digital (algo que ahora ni concebimos lo importante que será en el futuro).
Leer más

Oportunidades para normalizar

Dejar un comentario

Hay veces en que desperdiciamos situaciones que podrían tener un gran potencial educativo. No por mala intención, ni por pereza, sino porque no sabemos, no tenemos ayuda, no nos atrevemos, o simplemente no se nos ocurre. Estos días he visto una escena que me ha hecho pensar en ello.

En la hora de lengua un profe explica el tema de "la comunicación" y manda leer las páginas correspondientes en el libro de texto (que siempre incluye el habitual esquemita de cómo viaja el mensaje del emisor hasta el receptor: muy original, por supuesto). Lo básico se entiende, pero a algunos alumnos les cuesta diferenciar conceptos como código y canal, comunicación verbal y no verbal, visual y auditiva,... El maestro se percata e intenta ayudar comentando, siempre de forma oral, algún ejemplo típico, pero no da la sensación de que la mayoría lo hayan captado. Por eso decide poner unos ejercicios con los que "practicar" dichos contenidos.
Leer más

Elegir o ser elegidos

Dejar un comentario
En el taller trabajan varios mecánicos. Manolo, gracias a su experiencia, domina muchas averías tanto mecánicas como eléctricas; Raúl, otro de ellos, hace un par de años que acabó su formación, y por ahora ha trabajado sólo en un par de talleres. Por antigüedad en la empresa, a Manolo se le permite elegir qué coches atender (casi siempre tareas rutinarias y poco problemáticas que hace casi sin pensar, como cambios de neumáticos o de aceite), y aquellas averías que él desecha quedan para Raúl, que normalmente se ve superado por planificados de culata o ajustes de árboles de levas que no quedan del todo bien calibrados. Ambos lo hacen lo mejor que pueden, pero tal vez no sea la mejor forma de atender a los clientes.

Sonia llegó un año más tarde que Elena al centro de salud. Y aunque ésta hizo un postgrado sobre úlceras, varios cursos sobre apósitos, y participó varios años en grupo de investigación sobre cicatrización de heridas, es aquella la que se encarga de atender las curas urgentes o crónicas. El motivo es que las enfermeras veteranas escogen primero su puesto, y Elena en este momento prefiere dedicarse a la burocracia sanitaria que a la atención al paciente.
Leer más